“Batu Caves” (Cuevas de Batu), es un complejo de cuevas y grutas ubicadas en una colina de piedra caliza en el distrito de Gombak, a 13 kilómetros al norte de Kuala Lumpur, en Malasia. El nombre se lo debe al río Batu o Sungai Bat, el cual fluye por la colina.

Las cuevas de Batu son de edad avanzada, tienen aproximadamente 400 millones de años. Además, estas cuevas son uno de los más famosos santuarios hindúes situados fuera de la India. Al pie de la colina encontramos la estatua más alta del dios Murugan, el segundo hijo de Shiva, el cual es adorado por la mayoría de los tamiles del sur.

En EEUU podemos encontrar paisajes de lo más inusuales e inimaginables, tal es el caso de la quinta cueva conocida más grande de todo el mundo. Hablamos de la Cueva Lechuguilla, la cual cuenta con una enorme cantidad de paisajes sorprendentes y extraordinarios, contando con una longitud de 166 kilómetros.

Claro que se trata de una longitud estimada, ya que existe aún una gran parte de la misma sin explorar, por lo que visitarla supone toda una verdadera aventura, siendo ideal para aquellos que adoren los misterios y las expediciones. Esta misteriosa y atractiva cueva lleva el nombre de una pequeña planta que se encuentra en la entrada de la misma.

En España existen muchísimos paisajes sumamente atractivos, incluso hay cuevas que seguramente pocos habrían imaginado, como es el caso de las Cuevas del Drach, que se encuentran ubicadas en la Isla de Mallorca. Allí podremos encontrar estas cuatro cuevas.

Las cuatro cuevas cuentan con nombres como Cueva de Luis Salvador, la Cueva Negra, la Cueva Blanca y la Cueva de los Franceses, estando todas estas cuevas conectadas entre sí y que fueron formadas por la acción del agua del Mar mediterráneo.

En el artículo de hoy hablaremos de uno de los lugares más interesantes de Georgia: “La ciudad de las cuevas de Vardzia”. La antigua estructura se compone de un conjunto de pasillos y habitaciones excavadas en la roca desde hace casi mil años. “Cave City” está situada en el sur de Georgia, a tan sólo 6 kilómetros de la frontera con Turquía.

Imagen: tm-tm – Flickr

Tal vez la principal característica de Vardzia es su disponibilidad y accesibilidad. Cualquier personas puede visitar este complejo a un precio de 2 dólares. Un precio por el que aparte de observar desde fuera la monumental estructura, también se podrá pasear libremente por sus pasajes subterráneos. Otro aliciente de Vardzia es que son relativamente pocos los turistas que la visitan, por lo que seremos libres de explorarla sin tener que tropezar con nadie a cada paso que demos.