“El trozo de piedra más triste, conmovedor y contundente del mundo”, así definió Mark Twain una de las esculturas de piedra más antiguas de Suiza, el Monumento al león de Lucerna, también conocido como el León Moribundo de Lucerna.

Imagen: mbell1975 – Flickr

El increíble monumento se encuentra tallado en roca de arenisca, cerca del borde oriental de la ciudad medieval de Lucerna, a orillas de un lago.

La historia del monumento nos lleva a los acontecimiento de la Revolución Francesa, concretamente al 10 de agosto 1792, cuando una turba de furiosos plebeyos se reunieron en el Palacio de las Tullerías en París, exigiendo la ejecución del rey Luis XVI y su familia.

La combinación de la mano del hombre junto con la naturaleza, en ocasiones, suele dar como resultados paisajes sumamente curiosos y hermosos, como es el caso de Las Médulas, una región montañosa ubicada en España, donde anteriormente se realizaban excavaciones mineras.

El paisaje se origino debido al trabajo de ingeniería que realizaron los romanos para poder extraer minerales de estas montañas, alterando todo el medio ambiente de la región, pero formando un paisaje nunca antes visto, con formaciones rocosas muy curiosas y singulares.