El concepto de la “luna de miel” fue utilizado por Voltaire en su novela “Zadig o El destino” en el siglo XVIII. Desde entonces así llamamos a la época más hermosa del matrimonio, la celebración después de la boda. A continuación hacemos una lista con los primeros 5 mejores lugares para una luna de miel:

Venecia, Italia


Celebrar una luna de miel en Venecia es una elección tan perfecta que muchos son lo que vuelven a elegir este destino para viajes futuros. Desde siglos atrás, Venecia ha sido la considerada la Capital Europea del romance, y a día de hoy, no pierde terreno contras otras ciudades competidoras. Sus antiguas calles, hoteles de lujo, paseos por canales, las canciones de los gondoleros, el chapoteo del agua en la popa de la embarcación, las antorchas… todo es perfecto para unos días románticas con nuestra pareja. Venecia es un lugar hermoso, en especial por la noche cuando las luces se apagan y la ciudad se llena de vida al final de la jornada de trabajo.

En el mundo podemos encontrar cientos de lugares increíblemente insólitos y misteriosos, como es el caso de Alter do Chao, una llamativa y curiosa playa, de esas que a uno le dan ganas de visitar por todo lo que la envuelve.

Alter do Chao es una pequeña isla estrecha, y sumamente extensa que se encuentra situada en Brasil, más precisamente sobre las aguas del increíble Amazonas, por extraño que esto parezca, lo que nos permitirá disfrutar de esta increíble selva tropical, con un clima exquisito para vacacionar.

En el océano Indico, en una zona con un clima ideal se encuentra una isla conocida como Isla Mauricio, o también llamada la Isla Playa. Un pequeño paraíso rodeado de lagunas con aguas completamente cristalinas que dejan ver el fondo marino.

La arena es blanca y fina, como es habitual en este tipo de paraísos tropicales. Durante todo el año el agua de la playa mantiene una temperatura casi constante en torno a los 24ºC, lo que la hace idónea para darse un baño en cualquier fecha.