Phang Nga Bay

Esta bahía es una de las atracciones naturales más famosas de Phuket y de toda la península Malaya. Aquí se encuentran los mayores bosques de manglares de Tailandia, así como interesantes acantilados, cuevas y grutas. Parte de la bahía “Phang Nga Bay” está incluida en el Parque Nacional de Ao Phang Nga, donde no es raro encontrarse con monos salvajes, águilas, zorros voladores y otros animales exóticos.

La excursión turística a Phang Nga Bay le permitirá admirar maravillosas vistas desde un gran barco, para más delante, adentrarse en las distintas cuevas mediante largos botes.

Hoy no hablamos de un lugar concreto, sino que queremos hacer una pequeña lista de hoteles fabricados en materiales poco comunes. Desde hoteles en vagones de tren hasta hoteles de chocolate:

Holiday Inn Hotel Key Car en Nueva York

El primer lugar de la lista lo abrimos con este peculiar hotel construido con más de 200.000 tarjetas de plástico de las que se usan como llave de habitación en diferentes hoteles. La construcción fue supervisada por Bryan Berg, un gran experto en la construcción de castillos de naipes.


Inaugurado en 1894, después de ocho años de construcción, el Puente de la Torre (o Tower Bridge, en inglés) es uno de lo más famosos de la ciudad. Fue diseñado para facilitar el tráfico que se dirige hacia el este de Lóndres, una zona con alta densidad de población. Tiene una longitud de 244 metros de longitud y dos torres que alcanzan los 65 metros de altura. Entre las dos torres se encuentran dos levas que se elevan hasta un ángulo máximo de 83 grados para permitir el tráfico fluvial. En 1952, un conductor de autobús de dos pisos se hizo famoso al saltar de un lado al otro del puente mientras este se abría, no hubo ningún herido.

Seguro que has podido ver cientos de fotos de playas ideales con arenas blancas y aguas cristalinas. No todas las playas son tan paradisíacas y a continuación hacemos una lista con las más inusuales del mundo:

Kaihalulu Beach, Maui, Hawaii

Es conocida como la playa de arena roja (Red Sand Beach), y es que los granos de arena tienen este color ya que la playa está rodeada de la ceniza de un volcán, que poco a poco se va desintegrando.

Playa Cristal, Kauai, Hawaii

Encontrarse un cristal en una playa no es una rareza, pero sí en el caso de esta particular playa. Se encuentra cubierta completamente de trozos de vidrios rotos. Aquí podremos encontrar desde fragmentos de botellas rotas hasta ventanillas de automóvil. Aunque no hay que tener miedo a pasar por encima ya que todos han sido cuidadosamente pulidos.

Playa de Gulpiyuri, España

El verdadero milagro de la naturaleza. Esta playa se encuentra en Asturias, España, a 100 metros de la costa. Está rodeada de verdes prados agrícolas y su formación se hizo mediante un sistema de cuevas subterráneas por las que penetra el agua del mar.

Petroglyph Beach, Alaska, Estados Unidos

En esta playa de EEUU podemos encontrar alrededor de 40 piedras de gran tamaño en la que hay grabados petroglifos. Los científicos aún no han podido explicar lo que significan ni tampoco cuándo ni quién los hizo.

Punaluu Beach, Naalehu , Hawaii

También conocida como la playa de arena negra. Un lugar lleno de tortugas marinas que al parecer les gusta el hecho de que la costa esté casi completamente pintada de negro.

Hot Water Beach, Coromandel Peninsula, Nueva Zelanda

Una “Playa de agua caliente” que debe su nombre a que su agua proviene directamente de los manantiales de aguas calientes.

Calzada de los Gigantes, Irlanda

Se trata de una zona costera única en la que se pueden encontrar alrededor de 40.000 columnas de basalto que fueron formadas a causa de una erupción volcánica hace 60 millones de años. Algunas de estas columnas llegan a medir hasta 12 metros de altura. Las leyendas cuenta que esta “calzada” fue construída por gigantes para cruzar desde Escocia a Irlanda. La “Calzada de los Gigantes” fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1986.

Maho Beach, isla de San Martín, Caribe

Esta playa es famosa por su promixidad al aeropuerto, y es que los aviones pasan tan cerca que los turistas casi pueden tocarlos con sus manos.

Beach Schooner Gulch, California