El Gran Cañón del Colorado es, sin duda, uno de los paisajes más famosos del mundo. Hace parte del imaginario del salvaje oeste y del inhóspito desierto americano. Además es un lugar imperdible en caso de una visita a los Estados Unidos.

La mayoría de las excursiones que llevan al Gran Cañón parten desde la ciudad de las Vegas, existen tres sitios bases desde los que se puede ver el Cañón, los bordes: norte, sur y oeste. El borde norte es el más alejado de los tres y si bien cuenta con menos puntos panorámicos que los otros dos, tiene la ventaja de ser el menos masificado, por lo que tendrá todo el paisaje del Gran Cañón casi en exclusiva para usted. Es el sitio preferido por los amantes de la aventura y la convivencia con la naturaleza.

El Algarve se encuentra situado al sur de Portugal. Su capital es Faro y cuenta con una superficie de cerca de 5.000 kilómetros cuadrados, además de una población cercana al medio millón de habitantes.

El atractivo de sus tierras y lo acogedor de su gente hace que cuente con un turismo que rebasa con creces su población, superando incluso los nueve millones de visitas anuales, convirtiéndose así en una de las regiones más visitadas. Los visitantes más habituales son del mismo Portugal, España, Irlanda, Alemania, Países Bajos y Reino Unido.

En la parte oriental de California, se encuentran algunos de los lugares más calientes del planeta, entre ellos, el Parque Nacional Valle de la Muerte. Su nombre misterioso se debe en gran parte al sol abrasador que, literalmente, quema todo a su paso. La temperatura media en este lugar es de 46º.

Imagen: dotdoubledot – Flickr

Sin embargo, el parque nacional tiene algo por lo que es más famoso que por su temperatura, y no es por otra cosa que por el misterioso valle conocido por los lugareños como “el valle de las piedras que se mueven”.